OGRE

Motor de renderizado 3D con soporte Direct3D y OpenGL

Cinco años de desarrollo, es lo que ha tardado todo el equipo de desarrolladores de OGRE para sacar a la luz su primera versión, una versión madura, potente y repleta de funciones que nos permitirán sacar provecho al máximo de las posibilidades ofrecidas por las tarjetas de aceleración 3D. Ver descripción completa

Muy bueno
8

Cinco años de desarrollo, es lo que ha tardado todo el equipo de desarrolladores de OGRE para sacar a la luz su primera versión, una versión madura, potente y repleta de funciones que nos permitirán sacar provecho al máximo de las posibilidades ofrecidas por las tarjetas de aceleración 3D.

OGRE, motor de renderizado 3D flexible y orientado a objeto, funciona en múltiples entornos como Windows, Mac OS X o Linux, a parte de haber sido diseñado con la idea de hacer más sencillo el desarrollo de juegos 3D que exploten al máximo las posibilidades materiales de las tarjetas 3D, y todo esto a través de una interfaz orientada a objeto. Ofrece un sistema de partículas y de gestión de recursos muy potentes, además de toda una serie funcionalidades muy interesantes.

Usa un lenguaje de descripción de materiales que permite su gestión de forma independiente al código fuente de la aplicación, brinda soporte para vertex y shaders, HLSL (DirectX), GLSL (OpenGL) y Cg (DirectX/OpenGL). Brinda soporte para texturas PNG, JPEG, BMP, DDS y DXT/S3TC, así como texturas variables en tiempo real. En cuanto al modelado, permite la edición externa desde Blender, Wings3D, 3D Strudio Max, Maya, etc. Brinda soporte de los parches de Bézier y modelos progresivos LOD.

La gestión de las escenas es muy flexible ya que soporta extensiones como BSP, Octree, Terrain, Nature, paging, etc. En cuanto a los efectos especiales, gestiona el pooling de particulas, los skyboxes y skyplanes para texturas de cielos y los billboards, con gestión automática de la transparencia de los objetos. Viene con numerosos ejemplos y, último detalle, soporta la importación de niveles de Quake 3.